jueves, 29 de enero de 2015

Pan Tigre

Sii, lo habeis leido bien

PAN TIGRE!!!



Este el pan del reto de este mes de Bake the World. Este nombre se debe a su apariencia, con esta corteza dorada agrietada, que se consigue pintando el pan con una pasta hecha con harina de arroz, que al secarse y acabar de levar el pan en el horno, hace que esta capa se agriete, dando como resultado una corteza parecida a la piel del tigre. Parece que el origen de este pan está en Holanda, aunque se ha ido exportando a otros países, como Estados Unidos y Canadá. 

Yo he decidido preparar la receta de Francisco Tejero, porque mi profesora de  panadería siempre hablaba de este panadero como un referente de buen trabajo y conocimiento del tema y también porque su pan era el más enriquecido, ya que tiene entre sus ingredientes huevo y mantequilla. Este panadero nos cuenta que este pan está especialmente recomendado para ser consumido con  patés.



Y el resultado me ha encantado, a la vista está lo bonito que es, su interior es tierno y suave, crujiente la corteza..

Ingredientes pan


Harina 500 gr.
sal 10 gr.
agua 225 ml.
huevos 1 ud.
mantequilla 40 gr.
masa madre 50 gr.
levadura 20 gr.


Ingredientes pintura

harina de arroz 50 gr.
agua 50 gr. 
aceite de sésamo 3 gr. yo le puse de girasol
sal 1 gr.
levadura 3 gr.


Mezclar todos los ingredientes con los que pintaremos el pan hasta que resulte una pasta homogenea. Tapar y dejar reposar por lo menos 1 hora.

Amasamos los ingredientes del pan, excepto la mantequilla, que la incorporaremos cuando los ingredientes estén humedecidos y la levadura, que la incorporamos unos 5 minutos antes de finalizar el amasado. La temperatura final del amasado, no debe superar los 25 grados.
Tiene que resultar una masa lisa y  homogénea.

La dejamos reposar en bloque 10 minutos. Dividimos y boleamos del peso deseado. 

Dejamos reposar de nuevo 10 minutos si queremos formar barras u otras formas. Yo hice bollas y barras. Las colocamos sobre lata engrasada o sobre papel de hornear. Ahora viene la espera, hasta que fermente el triple.

Pintamos con la pasta que tenemos reservada. Tendremos que batirla un poco para homogeneizar de nuevo.

Horneamos a 200 grados con un poco de vapor.

El resultado ya lo veis en las fotos, un dorado brillante, con ese craquelado tan chulo, muy crujiente y suave por dentro, con una miga esponjosa y tierna.



RECETA PARA CONSERVAR!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.